martes, diciembre 05, 2006

Otro día más

Despierto como todos los días a las 6:30 de la mañana, salto de la cama a la ducha y antes de las 7 de la mañana estoy vestido y tomando desayuno en mi cocina. Después, a eso de las siete y media me voy al trabajo, caminando y aprovechando de disfrutar del paisaje. De pronto alcanzo a ver a otra de mis guapas compañeras que también me sonríe mientras camina hacia el trabajo, casi con el mismo entusiasmo que yo.

Llego a mi oficina, alfombrada hace poco, y saludo a mis compañeros de trabajo; todos intercambiamos un rato nuestras anécdotas del fin de semana mientras compartimos un cafecito antes de empezar a producir. Como a eso de las ocho y media o nueve llega la profesora de gimnasia de pausa, y salimos todos a ejercitarnos al pasto. Corren las bromas y siempre se alarga, pero es buena forma de espantar el sueño de algunos, más trasnochadores.

La mañana sigue, y concretamos varias tareas con mi equipo de trabajo, todos menores de 35, como yo. El jefe suele aparecerse y aportar ideas y dar una mano, sin que se lo pidamos; alguna edad tiene, pero no se le nota y casi hemos decidido qe es uno más de nosotros. Es un capo. A medio día todos salimos en grupo a almorzar, y el tema de conversación son las bromas de la última salida de la semana pasada, después de trabajar. Por lo menos una vez por semana salimos a un happy hour, y cada vez nos vamos rotando de pub, para poderlos probar todos.

De regreso, la tarde se acorta, ya que hay dos horas de trabajo intenso, donde se terminan unos proyectos, y en la tarde otros se pondrán en marcha. Mi teléfono me interrumpe algunas veces, varios amigos y amigas me invitan a salir a tomar un trago después de trabajar, otros me llaman para saber que planes tengo: si teatro, cine o sencillamente ir tomarse un trago en alguno de nuestros pubs usuales.

Al salir, me regreso caminando, probando una nueva ruta: todas las calles son lindas, y con la llegada del verano, las mujeres son aun más guapas, y me enamoro de cada una de ellas como si volviese a tener doce años. Me detengo como siempre y entro a uno de los tantos cafés donde se conversa apasionadamente de pintura o de música: de Roser Bru o de Matta; la semana pasada unos destripaban las obras de Benmayor y lapidaban a Gounod y Mussorgski. Como soy un ignorante en esos temas, me dedico a escuchar y prácticamente tengo que sacarme a las rastras para regresar a la casa a estudiar.

Normalmente, cuando estudio, tengo que apagar el teléfono para que no me molesten las amigas. Por suerte que el edificio no tiene citófono, ya que hay varias que me dicen que vienen a verme de sorpresa y no logran contactarse. Ya me animaré y me decidiré por una, decisión difícil: todas son divertidas, tienen conversaciones interesantes y además son guapas. Me va a costar, pero eventualmente lo haré; no puedo seguir solo para siempre, ¿no? Habrá que sentar cabeza.

La semana pasada hubo ópera en el recientemente inaugurado Teatro O'Higgins; fui con el grupo de amigos y vimos Tosca. Terminamos en un pub, comiendo tempura con música lounge y hablando del vestuario, a mi parecer muy bien logrado. La semana que viene iremos al ciclo de cine europeo y estamos divididos entre un concierto de Inti Illimani Histórico o de los Bunkers; así como van las cosas, al parecer iremos a los dos; se rumorea que el próximo año se presenta Bocelli, que le gusta a mi viejo, y estaré atento para reservar entradas.

Salí a comprar el otro día pero no me alcanzó el tiempo para recorrer todas las tiendas del mall; además de mucha gente, había tanta variedad de cosas para elegir que - como quiero tener atenciones especiales para mis personas especiales - no me alcanzó el tiempo para recorrer todas las tiendas de diseño. Cuando acá dicen tenemos de todo es literal, no figurado.

Mañana recorreré las librerías, cosa que hay que hacer con tiempo, porque aunque son sólo cinco, tienen varios pisos y son bastante grandes; se encuentra de todo, por lo que hay que ser prolijo porque siempre se encuentran joyitas que vale la pena comprar. Quiero pasar también por las comiquerías, que me llamaron avisándome que les habían llegado novedades.

El viernes me iré con pena, como siempre, a clases; por suerte el fin de semana es corto y no alcanzo a notar la impaciencia por venir hasta que estoy arriba del tren; el viaje es corto, pero se me hace largo, demasiado largo para regresar a esta hermosa ciudad que me ha brindado tantas alegrías, tantas que no sabría por dónde empezar para contarlas.

Ah, para terminar, me convidó el superintendente a tomar un café a su oficina, cosa poco usual porque es un tipo ocupadísimo, además que se le nota que es un capo (y a pesar de todo es un tipo sencillo): me contó en pocas palabras que en muy poco tiempo me van a pasar a planta, ya que mi jefe se retira pronto, satisfecho porque varios de los proyectos que tiene a su cargo, importantes proyectos que probablemente se apliquen en toda la corporación, se terminaron en tiempo récord.

Como el jefe se retira, corre la lista y se van a producir varios ascensos, y en cuanto a mí, paso a planta, y quedo candidato a un ascenso relativamente pronto, porque varios compañeros de trabajo se jubilarán dentro de los próximos meses. Quedando como planta el sueldo me aumenta al doble y pronto podré tener vacaciones, pero unas que se merezcan el nombre. Tal vez hasta me compre un auto, quien sabe? Aunque acá no es muy necesario, porque hay taxis en todos lados, y baratos además.

3 Comments:

Anonymous bea said...

cesar!

emm, soy mala para postiar, pero mas q nada paso para dejarte mis salu2 y decir q siempre me acuerdo de ti, y te agradezco tus palabras de aliento.

cuidate mucho, and take it easy washo.

cariños

05 diciembre, 2006 00:56  
Anonymous Paola said...

Este post hace honor a tu blog .....

preinicios/espera/viaje

es por lo veo la escencia de tu vida, de tu diario vivir , tanto asi que parece rutinario.¿cuando vas a emprender el viaje que tanto esperas?.


te deseo mucha suerte cuando lo emprendas, cuando tus proyectos se concreten. Solo no te dejes llevar por la senzacion de estar incompleto, que eso sea to incentivo mas que tu piedra en el camino, despues de todo cada uno de nosotros tiene por limite el cielo :)

eso

Cariños

05 diciembre, 2006 11:33  
Anonymous Luis Mahe said...

debo reconocer que cuando empecé a leer esto me dio una rara sensación de que algo andaba mal, conforme fui leyendo mas me dí cuenta que o te habías fumado una yerba muy fuerte (pasto diría yo) o bien de plano te habías vuelto loco. mis reclamos no pudieron esperar, pero un gran amigo me dijo que hay que tener paciencia, así que seguí leyendo hasta encontrar una razón sensata que pese a que me duele que no haya sido verdad, me da alegría verle con esa actitud.

creo que tu pluma (en este caso tu teclado) esta volviendo a tomar el buen gusto por escribir y dejarnos a los que pasamos por aquí un sentimiento de empatía con el escritor (alegrias y tristezas, dudas y certidumbres, recuerdos y nostalgias).

espero que no dejes de escribir, mira que pocos tienen ese DON, asi que lo complementamos leyendo este tipo de situaciones :D

ánimo WN y a darle duro nomás, y como decimos por acá: "no manches wey, ya ponte a jalar" (deja de webear y opnte a trabajar) jajaja...

salu2

05 diciembre, 2006 12:58  

Publicar un comentario

<< Home