viernes, diciembre 01, 2006

Homogenic
Björk

Homogenic, el tercer album de Björk, fue lanzado en 1997. Fue producido por la misma Björk, Howie B, Guy Sigsworth y Mark Bell, y tuvo una entusiasta recepción por los críticos del momento, quienes celebraron la novedosa fusión entre música electrónica y cuerdas clásicas. Alcanzó platino en los EEUU y llegó a ser #4 en la lista del Reino Unido, pero ¡a quién le importa! Para mí fue la primera aproximación a la música electrónica que tuve, me sacó del grunge y el doom que copaban mi audio en esos días.

Cuando se lanzó a fines de 1997, Homogenic marcó un cambio dramático en la imagen pixie cultivada por Björk en sus dos primeros álbums, Debut y Post, tal vez debido a la colaboración con productores como Howie B y artistas como Tricky. En vez de acusar estas influencias, Björk creó un sonido propio, característico del disco, lejos del trip-hop que asomaba en sus primeros discos. Homogenic es un álbum conceptual autocontenido, uno de los trabajos más experimentales y extrovertidos de Björk, una transición lógica desde un disco de remixes que pasó sin pena ni gloria por los estantes.

Aunque Homogenic tiene aún más sonidos electrónicos que los remixes, tiene también un aire clásico que no se encuentra en sus discos anteriores. En la mayoría de los tracks del disco está presente un octeto de cuerdas, y salvo la agresiva Hunter y la percusiva Pluto, el disco es bastante tranquilo, una síntesis bien lograda de beats electrónicos y arreglos de cuerdas. Los ritmos electrónicos empleados profusamente en el álbum son una reflexión del paisaje islandés, notoriamente en Jóga, que fusiona cuerdas lánguidas con crujidos electrónicos. Dos de las canciones que más me gustan de este álbum son Hunter y All is full of love.

Una perfecta obertura, Hunter introduce lo que será el disco más adelante, con capas de instrumentos revertidos, y beats suaves pero constantes que acompañan la voz de Björk. Cuando canta I’m going hunting las cuerdas se vuelven más prominentes, desembocando en una sección donde Björk armoniza con sus propias vocales reversas. Luego la canción se desvanece hasta que no queda más que la percusión.

All is full of love es la perfecta clausura del disco, un remanso de paz acústica después de los gritos y gruñidos de Björk acompañados de ritmos electrónicos. Lo único que hay es un pulso lento que se oye durante toda la canción, que tiene un ambiente espacioso y aéreo y, según Björk, representa el sol apenas volviendo a brillar tras una inmensa explosión interna. La canción es sencilla: varias superposiciones de Björk cantando el título, cada frase arremolinándose alrededor de la siguiente, hasta el infinito.

La real estrella del disco es, sin asomo de duda, la voz de Björk. Su casi omnipresente voz se pasea entre los susurros y los gritos, nunca desprovista de sentimientos, muchas veces un instrumento más entre las espesas capas de beats.

Hasta ese momento Björk para mi era Human behaviour y Army of me, y cuando escuché los primeros beats del álbum pensé que había desperdiciado la plata: esa era una época sólo de guitarras. El álbum no lo digerí a la primera, sino que tras varias escuchas seguidas; hasta el día de hoy, sigue estando entre los discos que me llevaría a una isla desierta, y es uno de los discos que más veces ha entrado y salido de mi iPod.

Tracklist

1. Hunter – 4:15
2. Jóga – 5:05
3. Unravel – 3:17
4. Bachelorette – 5:16
5. All Neon Like – 5:53
6. 5 Years– 4:29
7. Immature– 3:06
8. Alarm Call – 4:19
9. Pluto – 3:19
10. All Is Full of Love – 4:32