jueves, setiembre 14, 2006

¿Y si hubiera sido chileno?

Seguramente le dirían Jecho, sería bueno pa' la hallula y la pichanga, bueno pa'l pipeño y el asado. Sería dirigente vecinal, o encabezaría una junta de vecinos, de alguna población que se formó con un campamento. Sería el primero enarbolando banderas protestando por la mala calidad de las viviendas sociales. En una de esas hasta sería comunista, ¿quién sabe? No dejo de preguntarme qué habría pintado Da Vinci.

Veinte mil ruedas para el Sultán

El Sultán de Brunei, menos conocido como Kebawah Duli Yang Maha Mulia Paduka Seri Baginda Sultan Haji Hassanal Bolkiah Al-Mu’izzaddin Waddaulah ibni Almarhum Sultan Omar Ali Saifuddien Sa’adul Khairi Waddien (su nombre completo), tiene una de las más grandes fortunas del mundo, mucho tiempo libre y más poder adquisitivo del que nadie pueda soñar (con tanta plata ni yo sabría que hacer; probablemente me dedicaría a viajar, y en mis cartas pondría sin dirección conocida, como los personajes del cine de los ’30).

El Sultán, que hizo noticia en la cumbre de la APEC por llegar en su Boeing personal, con baños de oro macizo que da pena usar, y que habita el palacio más grande del planeta, con una superficie de 200.000 metros cuadrados y un obsceno precio de 400.000.000 de dólares, es un empedernido coleccionista de autos, y no de autitos Matchbox precisamente.


Mientras más caros raros mejores, dice Hassanal Bolkiah, que entre su colección de 5.000 autos tiene 350 Rolls-Royce, 8 McLaren F1, 6 Dauer 962 LM, el único Mercedes CLK-GTR con volante a la derecha del mundo, Lamborghini Diablo Jota, dos Jaguar XJR-15, todos los Ferraris que se te ocurran, tres de los ocho Cizeta originales, Aston Martin, Bentley y hasta 6 Rolls-Royce Phantom con blindaje antibalas.

Entre otros es dueño de varios prototipos, como sus dos Ferrari Mythos, y varias modificaciones a modelos, como un Ferrari Testarossa 'F90' Speciale, un Ferrari station-wagon y un Bentley Dominator 4x4, y por si fuera poco también es dueño de una colección de autos de Fórmula 1, pero no cualquiera: tiene todos los autos campeones desde 1980 a la fecha.

A pesar de lo podridamente rico que es este Sultán, comparte: en Brunei la educación y la salud son gratis y no se cobran impuestos, y a pesar de lo que se pueda creer, Hassanal Bolkiah no es el gastador de la familia: en febrero de este año el Sultán enjuició a su hermano, el príncipe Jefri Bolkiah, por la sumita de 21 mil millones de dólares, que su hermano habría malversado desde los fondos de inversión de Brunei.