miércoles, julio 12, 2006

Syd Barret blues

A los 60 años, el viernes en algún momento, muere Syd Barret en la casa de su madre en Cambridgeshire a causa de la diabetes. En vida Syd Barret fue cantante, compositor, guitarrista y artista, y siempre será recordado como miembro fundador de Pink Floyd y rockero activo sólo por unos pocos años antes de recluirse. Su legado creativo y su entrega vocal, quintaesencia de lo británico, han resultado ser influencia para muchos.

Lucifer Sam Syd

Syd nació el 6 de enero de 1946, llamándose Roger Keith Barret, en Cambridge, Inglaterra, en una familia de clase media siendo el menor de cinco hermanos. Su padre murió cuando tenía la edad de 12 años, lo que marcó su personalidad. El apodo Syd lo adquirió a los 15 años, como referencia a un baterista local llamado Sid Barret; Syd añadió la “y” para diferenciarse del nombrado Sid. Desde niño sintió debilidad por el arte, en concreto, por la pintura y la música. A la edad de 15 años, tuvo su primera guitarra eléctrica, fabricó su propio amplificador e inició su primera experiencia musical tocando en un grupo llamado Geoff Mott and the Mottoes.

En la Cambridge High School conocería a Roger Waters y a David Gilmour, con quienes trabaría una gran amistad; éste último le enseñó a tocar los primeros acordes de guitarra. Waters, consciente del talento de Barrett, lo invitó a unirse al grupo The Abdas, formado por Roger Waters, Rick Wright, Nick Mason y Bob Klose, quien saldría después de la banda, dejando un espacio que ocuparía Barret.

Flaming

Pink Floyd se formó en 1965, y tuvo varios nombres distintos hasta alcanzar la formación con la que grabarían The Piper at the Gates of Dawn dos años después, donde la cabeza creadora y compositora fue casi completamente Barret, donde de las once canciones escribió 8 y co-escribió 2. También era un guitarrista innovador, que exploraba las posibilidades sonoras de la distorsión, disonancia y feedback, además de hacer guitarra slide con un zippo y un pedal de reverb, lo que sería el característico sonido sicodélico de la banda, clasificándola como experimental, algo lejano y diferente a lo que pasaba en la escena musical británica por aquella época.

Interstellar overdrive


A medida que el grupo atraía cada vez más adeptos, las presiones en Barret hicieron surgir su enfermedad siquiátrica, la que aunada a su cada vez mayor consumo de drogas sicodélicas – LSD, mayormente – volvieron su comportamiento cada vez más errático e impredecible. Cuenta la leyenda que a veces se limitaba a repetir una y otra vez un mismo acorde durante todo el concierto, o sencillamente no tocaba.

Durante un concierto se dedicó a desafinar la guitarra, y aunque al público le gustó, la banda decidió llamar a David Gilmour para que tocara segunda guitarra y cantara, cubriendo las salidas de madre de Barret, quien a esas alturas – en pleno concierto – vagaba como Charly García alma en pena por el escenario, ocasionalmente dignándose a tocar.

Finalmente el resto de la banda se cansó de sus excentricidades y no invitaron más a Barret a las giras, manteniéndolo como miembro compositor, decisión insostenible hasta que en 1968 abandonó oficialmente la banda, no sin contribuir con guitarra y una canción al disco de ese año, A Saucerful Of Secrets.

Effervescing elephant

Tras dejar Pink Floyd, Barret se distanció del público, sin embargo, ante la insistencia de EMI y Harvest Records publicó dos discos en solitario (The Madcap Laughs y Barret). Estos dos discos son controversiales, ya que capturaron los momentos más vulnerables del músico con la intención de darle un toque de autenticidad a los álbumes, algo que muchos percibimos como una fea forma de aprovecharse de su condición.

Los amigos de Pink Floyd ayudaron a Barret en su carrera solista, tanto produciendo como tocando en las grabaciones y en los poquísimos shows en vivo. Se cree que a pesar de que las grabaciones fueron bastante esporádicas en esta etapa, Barret no compuso mucho ni tampoco tuvo mucha actividad musical fuera del estudio, siendo muchas de las canciones grabadas anteriores a su retiro de Pink Floyd; finalmente apareció en algunos programas de radio y se presentó en febrero del ’71 por última vez en la BBC.

Después formó algunas bandas de corta vida y fue convencido de grabar un nuevo álbum. Las sesiones de grabación, que duraron sólo tres días, consistieron en acordes inconexos y ritmos de blues. Una vez más, Barret se marginó de la industria y se fue a vivir a un hotel en Londres hasta que se le acabó la plata, tras lo cual regreso a casa de su madre en Cambridge, donde viviría en el sótano. Ningún intento de hacerlo regresar surtiría efecto.

Wish you were here

La última vez que Pink Floyd vio a Syd fue en el ’75, durante las sesiones de grabación de Shine on your Crazy Diamond, canción que el grupo le dedica a Barret, cuando éste apareció repentinamente. Según Rick Wright, tecladista del grupo:
Una cosa que tengo en la cabeza, que nunca olvidaré: iba a las sesiones de Shine On, entré al estudio y vi a este tipo sentado al fondo, tan lejos como tú lo estás de mí. Y no lo reconocí. ¿Quién es ese de ahí atrás? pregunté. Es Syd. Y me quebré, no podía creerlo… se había afeitado todo el pelo… sus cejas, todo… fue terrible. Roger lloraba, yo lloraba. Fue muy fuerte… siete años sin contacto y de pronto aparecer cuando estamos grabando justo esa canción. No sé: coincidencia, destino, karma, ¿quién sabe? Pero fue muy, muy, muy fuerte.

Long gone

Tras recluirse definitivamente, Syd volvió a usar su nombre, Roger, y siguió viviendo en la casa de su difunta madre. Volvió a su arte original, la pintura, creando grandes lienzos abstractos, siendo además un ávido jardinero. Su principal medio de contacto con el mundo era su hermana Rosemary, que vivía cerca; las principales preocupaciones de los familiares fueron su salud física, ya que estaba aquejado por úlceras estomacales y diabetes tipo dos.

A pesar de que no había aparecido en público desde mediados de los ’70, el tiempo no disminuyó el interés en su trabajo; reporteros y fanáticos no dejaban de viajar a Cambridge para verlo a pesar de sus intentos de llevar una vida tranquila. Desde los ’80 hasta su muerte siempre fue acosado por paparazzis mientras iba a comprar el diario. Aparentemente a Barret no le agradaba recordar su pasado como músico, y solía decir que no sabía qué era Pink Floyd.

If it’s in you

Se ha especulado mucho acerca de la salud mental de Syd Barret, y se cree que sufría de esquizofrenia, aunque otros creen que se trataría del síndrome de Asperger, enfermedad relacionada con el autismo. El uso de LSD durante los ’60 al menos causó o al menos contribuyó a la aparición de su enfermedad, aunque en opinión de algunos ésta aparecería de todas maneras, ya que aunque la experiencia sicodélica actuó como catalizador, era algo con raíces profundas que pueden ser asociadas con la muerte temprana de su padre. Tal vez de ahí la temática de sus letras, como canciones de cuna o cuentos de fantasía, reminiscencias de un periodo más feliz, antes de la muerte de su padre.

Dominoes

Muchos artistas han reconocido la influencia de Syd Barret en sus trabajos. Algunos de sus primeros fans fueron Paul McCartney, Pete Townshend, Jimmy Page, David Bowie y Brian Eno. Sus disonantes solos de guitarra son vistos como una gran influencia en el punk y el post-punk. La decadencia de Barret tuvo un profundo efecto en las letras de Waters, y las enfermedades mentales aparecerían en Dark Side of the Moon y The Wall.

REM, Soundgarden, Placebo, Smashing Pumpkins, Voivod, Slowdive, The Jesus and Mary Chain, Primal Scream, My Bloody Valentine, The Beta Band, The Flaming Lips, Pearl Jamp, Dream Theater, John Frusciante (de Red Hot Chili Peppers), entre otros, han declarado influencias o hecho covers de las canciones de Syd Barret.

1 Comments:

Blogger MaLnzanyta veneno said...

Barret sin duda un genio, y que tal dominoes grabada a cinta reves, toda una genialidad de cancion
muy buen post
me consterna lo del sindrome de asperger m... en fin gracias por la informacion

22 noviembre, 2007 02:35  

Publicar un comentario

<< Home