lunes, julio 03, 2006

Sábado por la tarde

Después de clases, en las que generalmente llego al fin con la lengua afuera, tomo el celular para llamar alguna amiga para hacer alguna cosa, y por lo general su respuesta es no sé, te aviso, que no es sino un "no" pero con disfraz. Mis otras amigas están en Conce o en Santiago. ¿Qué queda entonces?

He probado varias cosas, como convencer a mi viejo para ir al cine, llamar a algún amigo, o volver a quedar encerrado - como toda la semana. Para un trashumante como yo, esto se vuelve mortal, tedioso. Imaginen: toda la semana de la casa a la pega y de la pega a la casa, y el viernes toda la tarde en la u - tareando - y el sábado clases non stop. Por lo visto esta es la jornada usual para todo el curso, porque últimamente al salir de clases varios prendidos vamos a visitar algunas picadas - para mí hasta ahora desconocidas - y eliminar las toxinas acumuladas en el día.

Ya el grupo se empieza a armar, ya van dos salidas... y ya nos ronda la idea de hacerlo todos los sábados sin falta, porque vaya que hace falta sentarse con los mismos que uno ve todos todos los sábados todo el día, pero a conversar un trago, a reirse de los chistes fomes de Leandro, de las anécdotas diarias, las desubicadas de Oscar y las salidas de Milton. Cuando nos vamos, sin falla, Esteban pregunta "¿A dónde puta vamos?". El resto nos vamos a casa.

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Sinceras Gracias por lo que me toca...

12 julio, 2006 21:02  
Blogger Rodrigo Mundaca said...

¿Qué le tocaste para que te agradezcan tan sinceramente, perro?

26 julio, 2006 21:48  
Blogger LoretoMarin said...

Que buena que pases bien el sábado en la tarde...siempre es necesario desconectarse de todo.

Te sacas las toxinas del estres para tomarte las del relajante alcohol...

08 setiembre, 2006 19:19  

Publicar un comentario

<< Home