lunes, junio 19, 2006

El otro mundial
También en Alemania

Acaba de terminar la décima RoboCup, disputada por 11 ligas de 400 equipos de robots humanoides y antropomorfos, en la ciudad de Bremen. El objetivo es que, en el año 2050, Robotron 3000 y su equipo de robots ninja mariachis le puedan dar la tolola ganar por goleada a los Ronaldinho, Messi, Trezeguet y Teves de turno. Por ahora, siguen siendo más torpes que la selección norteamericana, que son precisamente los que han ganado la Robocup seguida por Singapur (?) y Japón.

El comentario en vivo de cierto número de partidos fue realizado por un par de robots desarrollados por científicos de la Universidad Carnegie Mellon. Balón von Bola Sango y Raúl Guantecillo Ami, como se conoce al dúo, explicaron las reglas del juego y gritaron los fouls para los espectadores usando voces sintetizadas. No hablan al mismo tiempo, pero si uno está explicando una regla, el otro puede interrumpir si se hace un gol. Sango y Ami tienen además personalidades diferentes: Sango hace un muy sobrio resumen del juego – a lo Sapito – mientras que Ami tiene una respuesta más emocional, a lo Colorín.

Además de ser una novedad, esta Robocup tiene su lado serio, que es la oportunidad de que 2500 expertos en inteligencia artificial y robótica se reúnan y contrasten sus ideas. ¿Y por qué fútbol? Porque tiene tantos elementos diferentes, incluyendo estrategia, movimiento y visión, que se vuelve una prueba muy útil para poner a prueba la IA.