martes, mayo 16, 2006

Reimplantado

Pasó el tiempo y sin darme cuenta estoy acá, en mediados de mayo, bloggeando desde mi loft, con mi recien estrenada banda ancha, que unos dicen que es angosta y bastante cara. He dejado tirado de flojo, cansado, poco ocurrente y escaso de tiempo mi blog, y hoy quiero retomarlo, aunque me queden apenas 16 minutos antes de decantarme hacia mis obligaciones ineludibles.

Pasó abril, que tuvo su merecido minuto de silencio cuando arrancó mayo y no había dejado caer ni una línea por acá, más aún considerando las nuevas situaciones a las que me enfrento. Todos los fines de semana me levanto temprano, cosa que ni en la U hacía... pero qué digo! Estoy en la U desde comienzos de abril, recuperado mi status de estudiante - aunque aún no me entregan la credencial.

Este sábado tengo examen final de Microeconomía, o como dice el programa (con papa en la boca): Economía Gerencial, posom. En dos más, la prueba take-home de administración: un gran caso que hay que desarrollar aplicando todo lo que hemos visto hasta el momento. Y ya pronto comenzamos un nuevo ramo, que dura tan sólo dos fines de semana non-stop, ideal para caer como tronco al salir.

Empieza a hacer un frío que te cagas en esta cálida ciudad, por las mañanas y por las noches, y las oscilaciones de la temperatura empiezan a ser menos abruptas: a comienzos de mayo la mínima estaba a unos 20°C de la máxima; a pesar de que estoy en la ciudad y no tengo que ir al área alta, dentro de poco empezaré a salir a oscuras y regresar a oscuras también.

Debo partir, y en 17 minutos veo que no he escrito nada coherente, sólo pensamientos inconexos. Ya apareceré con algo más de coherencia en un futuro post, que espero sea dentro de poco, con una idea definida y consistente. El problema es que han pasado tantas cosas que quiero consignar que unos magros 17 minutos no son suficientes para hacerlo dignamente. Por mientras, la postal es una vista desde mi ex-pieza del hogar, uno de esos días de lluvia que tanto me gustan. Me voy, pero citando a Arnie: I'll be back!