miércoles, marzo 08, 2006

Safari en Buin

Durante los meses de verano estuvo mi amiga de la facultad, Natacha, haciendo su práctica por acá; aunque nos conocíamos de los hogares, de cuando coincidimos en las directivas, de cuando nos encontrábamos en la Asamblea, ahora se dio la oportunidad de conocerse mejor, y trabar más amistad. Como broche a la práctica fuimos al BuinZoo, que asociaba con la estación de Metrotren vista al pasar, y que me lo imaginaba como unas cuantas insalubres jaulitas conteniendo un par de sarnosos monos de culo colorado y nada más.

Resulta que era mucho más grande de lo que me imaginaba; es una superficie inmensa donde fácilmente se puede pasar el día. Una agradable sorpresa: pude ver no uno, sino que dos tiburones nodriza inmóvilmente dinámicos, unas dientudas pirañas satisfechas, unas planas mantarrayas ejercitándose ganosamente, peces payaso recorriendo seriamente su acuario, leones y tigres durmiendo a pierna suelta, pudúes elegantes y ciervos de cuernos como ramajes, boas enrolladas y caimanes de las fauces abiertas, diminutas ranas venenosas, un león marino practicando vueltas olímpicas, una cebra amistosa con la dentadura de Eddie Murphy, un par de osos pardos soñolientos, unas coloridas guacamayas narigonas y hasta un par de cóndores aristocráticamente indiferentes. También estaban los monos del culo colorado, con su correspondiente macho alfa sex machine, al que poco le importaban las miradas indiscretas rodeando sus terrenos: igual hizo de las suyas.


Pasamos 6-7 horas recorriendo el zoológico, y como en los planes estaba ir al cine regresamos sin haber pasado por el insectario, de cuya existencia supimos recién a la salida, cuando vimos el desteñido tablero Usted Está Aquí. Queríamos ver Münich, y en la espera pudimos conversar mucho más que otras veces, mucho más de otros temas que hasta entonces no habíamos tocado, haciendo filosofía de sobremesa, poniendo los intelectos a revoluciones altas. La película (dicho sea de paso, la pude disfrutar a pesar de mi supina ignorancia en la historia de Palestina e Israel) dio aún más material para conversar. En dos días más Natacha se regresaba al sur, porque terminaba su práctica, y como regalo no se me ocurrió nada mejor que hacer un compilado de la historia y los personajes históricos de la película, que espero llena los vacíos históricos en los que caímos.


Aún le debo las fotos que tomé, ya que al sacarlas con la cámara del celular (lente de plástico, poco luminosa, probablemente sucia) salieron como... foto de celular: desenfocadas, de colores poco saturados, quemando las luces altas, marcando los contraluces, con ruido en situaciones de poca iluminación. Así pues, para que sean medianamente presentables las debo pasar por el Photoshop para retocarlas. Si algo lamenté ese domingo fue haberme dejado las dos cámaras en Talca (la digital y la réflex), justamente por imaginar el zoológico tal como lo describí antes. Me he prometido regresar mejor 'armado' y hacerme un safari fotográfico por terrenos del BuinZoo. Y tal vez por el de Santiago.

2 Comments:

Blogger LoretoMarin said...

Es Hermoso el zológico de Buin...si quieres a la vuelta de mi viaje te acompaño bien equipado.

La Película Munich es un excelente documental, el problema es que me la lloré entera por la indolecia de los asecinos...tengo la esperanza que la humanidad deje de utilizar el asesinato como método de autodefensa...

14 abril, 2006 00:48  
Anonymous Paola said...

es genial!!!
..... a todo esto..... alguien me debe una invitacion.

:P

05 diciembre, 2006 12:02  

Publicar un comentario

<< Home