jueves, marzo 09, 2006

A gozar, a gozar!

Todos saben que desde la salida del primer iPod Apple ha puesto a la venta diversos accesorios; sin embargo la industria no-Apple de accesorios está pendiente de los menores avances para sacar los accesorios más estrambóticos y extravagantes desde casacas con control remoto integrado pasando por almohadas-parlante (para oir en la cama sin tener que usar audífonos), estuches, corbatas, bolsos, bases, sillones, parlantes, peluches, cinturones, audífonos inalámbricos y iBoxers hasta el original iBuzz.

¿Y qué hace el aparatito? Al parecer vibra al ritmo de la música que emite el iPod, y lo acompañan dos accesorios para que esas vibraciones se hagan sentir en aquellas partes del cuerpo donde el sol no asoma muy seguido. Los hay para él (el circular en forma de aro, que se pone alrededor de... ustedes saben) y para ella (aquel en forma de dedito, que me imagino es para... ya saben). Incluye un adaptador Y para además escuchar lo que hace gozar, ya que en una de las salidas se conecta el iBuzz y en la otra los audífonos.

Si no se tiene un iPod, cualquier cosa sirve, mientras tenga salida de audio, desde un personal hasta la salida de audifonos de la tele. Y si no se tiene, incorpora patrones de vibración para elegir (con las flechas) el que mas se ajusta al estilo del usuario. Debo decir que tengo amigos que literalmente rayan la papa con todo lo que sea portátil (handheld, notebook, iPods, teléfonos, cámaras), y tanto así que podría decirse que para ellos tener en sus manos algo de lo último es un verdadero orgasmo, pero algo tan literario como esto es una exageración.