miércoles, febrero 15, 2006

Tijeras para el Código Da Vinci

Tres meses antes del estreno de la película El Código Da Vinci, el Opus Dei ha hecho un llamamiento a la productora Sony Columbia para que elimine del filme las escenas que puedan "herir a los católicos". El Código Da Vinci, basado en el best seller de Dan Brown, se estrenará el 19 de mayo y estará protagonizado por Tom Hanks y Audrey Tautou. El libro cuenta la carrera asesina emprendida por un monje albino miembro del Opus Dei a fin de evitar que transcienda a la opinión pública que Jesucristo y María Magdalena fueron marido y mujer.

"La novela ofrece una imagen deformada de la Iglesia Católica", sentencia el Opus Dei, al tiempo que advierte que muchas personas se sienten dolidas por la falta de respeto que supone para las creencias de los cristianos. Sin embargo, y al menos por el momento, la organización fundada por Escrivá de Balaguer no se plantea emprender acciones contra el filme. "No tenemos ningún deseo de polémica, no habrá ningún boicot ni nada parecido", subraya la prelatura en el comunicado.

El Opus espera que sea la propia productora del filme la que, según su propia iniciativa, elimine las escenas que puedan resultar injuriosas para los 85.000 miembros con que cuenta la Obra en el mundo. "Confiamos en la sensibilidad de Sony Columbia, en su capacidad de reacción constructiva. Es fácil comprender que no basta dar al ofendido la oportunidad de defenderse, mientras se mantiene la ofensa. Estar a la altura de las circunstancias significa evitar la ofensa, cuando aún es posible", reza la nota.

Pero, ¿y si la productora cinematográfica no hace el gesto de buena voluntad que le pide el Opus? "No es posible prever lo que podrá suceder una vez que se estrene el filme", aseguraba Manuel Sánchez, miembro de la oficina de prensa del Opus en Roma. "Por ahora sólo hay conjeturas. Será necesario estudiar el caso, con realismo, en su momento".

"Aunque habría motivos, no creo que el Opus Dei como tal entable pleitos. Pero no puedo responder por nuestros asociados, que no me extrañaría que lo hicieran", señalaba Marc Carroggio, responsable de comunicación del Opus Dei en Roma. "Muchas de nuestras iniciativas se sustentan en el apoyo de los colaboradores, tanto personas como instituciones. Está claro que el filme puede dificultar la recepción de fondos y no me sorprendería que pidieran indemnizaciones económicas", subrayaba en declaraciones a la agencia Efe. Según Carroggio, si el impacto de la película incide de manera negativa en la recaudación de fondos por parte del grupo para obras de caridad, es de prever que habrá querellas.

El Opus ya estudió en su momento la posibilidad de emprender acciones legales contra la novela de Brown, pero desistió al asegurarles sus abogados que las posibilidades que tenían de ganar el pleito eran mínimas al tratarse de una obra literaria de ficción.

2 Comments:

Anonymous nestor said...

Lo único que puedo decir es que me considero católico, leí el libro (aunque ni cagando veo la película), me entretuve bastante con este híbrido (no creo que sea una novela) y nunca me sentí ofendido salvo con algunas obviedades como que el malo fuese el que todos suponíamos y el grial la que todos suponíamos tb.

15 febrero, 2006 19:30  
Anonymous Anónimo said...

he visto toda la pelicula y creo que ni siquiera valio la pena hacerle publicidad. era demasiado mala para verla. Tuvo mas exito los teletubbies.



recetas

23 octubre, 2006 23:54  

Publicar un comentario

<< Home