miércoles, febrero 15, 2006

El francotirador

La caza en Estados Unidos es un deporte bastante practicado en algunas partes, y como tal tiene sus reglas: no disparar desde un vehículo detenido o en movimiento, cumplir con las cuotas que limitan el número de piezas cobradas, vestimenta y formas de moverse para evitar accidentes. La mayoría de las reglas buscan limitar la ventaja del cazador sobre los animales, en una especie de perverso fair play: ya quisiera verlos cazando una presa que también tiene una escopeta!

La escasas habilidades en materia de armas del vicepresidente estadounidense Dick Cheney (de quien se dice mueve los hilos de la marioneta George W.), puestas en evidencia el fin de semana cuando hirió con perdigones al abogado republicano Harry Whittington durante una cacería de codornices, se ha convertido en todo un suceso. En internet encontré de casualidad este juego, en el que se festina con la puntería del vicepresidente gringo.

Este incidente, a mi parecer más digno de Mr. Bean que de tan siniestros personajes, ha proporcionado materia prima para todo tipo de chistes y comentarios sarcásticos de comentaristas, caricaturistas y humoristas de Estados Unidos.

"Buenas noticias, señoras y señores; finalmente localizamos un arma de destrucción masiva: es Dick Cheney." David Letterman

"Dick Cheney accidentalmente disparó a un compañero de cacería, un abogado de 78 años. De hecho, cuando se supo que le había disparado a un abogado, su popularidad se disparó a un 92%." Jay Leno

"Pero aquí viene la parte triste: antes del viaje, Donald Rumsfeld negó la solicitud de protección antibalas [al abogado]". David Letterman

"Es un abogado y le dispararon en la cara. Pero es un abogado, puede usar la otra cara. Estará bien." Craig Ferguson


"No pudimos capturar a Bin Laden, pero le dimos a un abogado de 78 años." David Letterman

"[…] esta historia ciertamente tiene aspectos humorísticos… pero también saca a colación un serio asunto. Papás, mamás, si están viendo, quiero ser enfático: no dejen salir a sus hijos de cacería con el vicepresidente. No me interesa qué clase de contrato lucrativo quieran lograr, o regulaciones de energía que quieran anular – sencillamente no vale la pena." Jon Stewart

"El tipo que recibió el disparo es un abogado y un gran donante Republicano, y afortunadamente el disparo fue desviado por unos fajos de dinero sucio. Así que está bien, aunque recibió un poquito en la billetera." David Letterman

"Se puede entender por qué este abogado bajó la guardia, porque si estás cazando con un político, piensas si me van a dar, será por la espalda." Craig Ferguson

A su vez, la Casa Blanca decidió que la mejor manera de lidiar con el accidente de caza de Cheney era con algo de humor (hasta donde se entiende ‘humor’ en EEUU). Scott McClellan, vocero de George W., dijo que las camisetas anaranjadas que vestía un equipo de fútbol americano que visitó la Casa Blanca no deben confundirse con los chalecos de seguridad que usan los cazadores. El gobernador de Florida, Jeb Bush (hermano de George W.), luego de ponerse una etiqueta anaranjada de la Agencia de Agricultura de Florida en su pecho, durante un acto en Tampa, dijo Temo que pueda venir Dick Cheney.

A Cheney no sólo le han llovido bromas: también recibió una amonestación judicial por violar las leyes de caza de Texas al no adquirir una miserable estampilla de siete dólares, que le daba permiso para disparar contra aves en tierras altas; es decir, el Vicepresidente de Estados Unidos estaba cazando sin autorización.

Sin embargo, según esta carta, Dick Cheney es aficionado a un estilo de caza que en Estados Unidos es llamada canned hunt (cacería enlatada, literalmente), donde animales de criadero son liberados para flojos ‘deportistas’ puedan ‘cazarlos’. Estos animales, al ser criados por humanos, ni siquiera tienen miedo, así que se quedan parados mientras les disparan.

Normalmente las canned hunts se llevan a cabo en un terreno privado cercado de 40 a 250 hectáreas, donde un falso cazador puede pagar una tarifa para disparar a animales cautivos, que podrían lamerle las manos antes de recibir un disparo. Por eso esta forma de ‘cazar’ es vista con desprecio por los cazadores, como un deportirijillo, como jugar basket con la canasta a dos metros de altura en vez de a tres, como pescar con un salmón previamente enganchado en el anzuelo.

Según la carta en diciembre de 2003 se liberaron 500 faisanes en un rancho en Texas para que un equipo de cacería de 10 personas, encabezado por Dick Cheney, matase; mataron 417. La matemática es sencilla: casi 42 faisanes por persona, y de uno podrían comer cuatro personas. Indudablemente ninguno de estos señorones pasa hambre y por eso cazan no por subsistencia sino por diversión; es como asistir a un club de ricos veteranos que se relajan mientras matan.

COMPLICACIÓN

Harry Whittington, el abogado de 78 años, sufrió ayer un leve ataque al corazón, pero se espera que se recupere sin problemas, según los diarios. Uno de los perdigones se le alojó cerca del corazón, lo que le produjo una inflamación que causó un “ataque al corazón silencioso”, también descrito como una “palpitación irregular”, informó David Blanchard, jefe de la sala de emergencias del hospital Christus Spohn, donde Whittington está internado. El abogado fue sometido a un cateterismo y fue trasladado a la unidad de cuidados intensivos; tendrá que permanecer en el hospital por lo menos una semana más.

Fuente: http://www.lanacion.cl/prontus_noticias/site/artic/20060214/pags/20060214205827.html