viernes, enero 27, 2006

Un bodrio con navajas

El 13 de enero fui invitado por Rodrigo a un happening en su depa, en Santiago, que originalmente incluía pizzas, alcohol y cantidades industriales de conversación con los cercanos a TauZero, que como siempre abarcaría variados tópicos, permitiendo una interacción más vivaz que la que suele darse en el foro TauZero, abarcando igual o mayor variedad de temas.

wolverineA media semana el plan cambió, el inicio de la reuna se postergaría lo necesario para que alcanzara el tiempo de ir al Centro Cultural La Reina a ver un fanfilm llamado Logan, la historia de Wolverine. Según logré entender antes de ir para allá, la sesión empezaría con unos cortos, sinopsis y posteriormente daría paso a este fanfilm.

A que no saben, un fanfilm es una pelicula hecha por fanáticos. Estos seres obsesionados y a veces integristas se apropian de un personaje o personajes de un universo conocido (X-Men o Star Wars, por ejemplo) sobre los que no tienen absolutamente ningún derecho legal, y los hacen protagonizar historias de factura personal. ¿No te gustó tal o cual peli? Haz la tuya. ¿Te fascinó tal o cual personaje, o piensas que sus orígenes o armas no son las que deberían ser? Escribelo. La cosa va de más entusiasmo que talento.

Volviendo al Centro Cultural: llegué, después de almorzar con la Flaca en el centro de Santiago y pasar por el bazar de The Clinic, al departamento de Rodrigo, hecho bolsa por el calor de fundición que hacía. Quería refrescarme y mi anfitrión no llegaba aún. Cuando apareció, lo primero que le pedí fue una toalla… nunca había sentido un alivio mayor.

Partimos raudos en una de las famosas infames micros hasta los confines de Ñuñoa (para variar, no me pregunten dónde, no sabría regresar) al departamento de Baradit; después de una pequeña escala, una caminata para hacerse de un taxi, llegamos a destino, y la función ya había empezado.

Creo que estaban dando la sinopsis de un fanfilm llamado Grayson, que ocurre después de la muerte de Batman. Un barbudo y presumiblemente retirado Dick Grayson vuelve a vestir las ropas de Robin y a investigar esta muerte, empleando –imagino– todas las técnicas aprendidas del genial Wayne. Pude ver a Catwoman y al Joker, Wonder Woman y Superman, y pareció interesante, aunque chocaba la calidad de imagen, demasiado definida y con iluminación de teleserie.

Después una sinopsis/homenaje de la siguiente peli del azuloso y tras una pausa, lo que debió ser el plato fuerte de la jornada: Logan, la historia de Wolverine. A mi particularmente el nombre me sonaba ferozmente al comic Arma-X que explora el origen de Wolverine. Al ser una peli de fanáticos, nos esperábamos algo innovador, rupturista tal vez, algo que a pesar de sus defectos fuera algo nunca antes visto.

La verdad es que supersobreextraestimamos este fanfilm. Resultó ser una mierda interminable, de dos horas de largo, que nos indignó a todos y que nos hizo salir pelando como viejas materas, iniciando una caminata interminable de regreso al departamento de Baradit, comentando los pormenores por el camino.

Que la calidad de la imagen horrible, que el personaje era ordinario, que la dicción terrible, que las actuaciones inexistentes, que el guión un refrito de clichés, lugares comunes y giros de tagadá, que el vestuario, que lo largo de algunas escenas, que las garras del Wolverine de mentirijillas en vez de salir de entre los puños salían de entre los dedos y que parecían de hojalata, que los sonidos eran los mismos siempre, que la música no paraba en ningún momento… uf.

Llegamos finalmente a la conclusión de que la película era ”macaca de ñoños” (Baradit), ”un esfuerzo horriblemente orientado” (Guajars), ”completamente editable en un corto decente de unos 30 minutos” (yo) y ”no, porque se corre el riesgo de transformarla en una cult movie” (Rodrigo). Ahí nos separamos, y Rodrigo, Guajars y yo abordamos una de las infames para regresar al depa a –era que no– seguir conversando acerca de este bodrio.

Al poco rato hicieron su aparición Pablo y Lucho, y un poco más tarde las pizzas cuadradas y otro poco después Marlo (sin n). Fui a dar a la cama cerca de las 4:30 y desperté por inercia con el tiempo justo para no perder el tren de regreso a Talca, a dormir por la tarde y prepararme para ir a presidir la mesa al día siguiente, el domingo de elecciones.

Algún tiempo después, revisando los foros de TauZero, descubrí que mientras se desarrollaba el happening en casa de Rodrigo, éste iba posteando on-line los pormenores (de ahí las escapadas a la pieza, donde estaba el computador), y que Guajars había hecho de paparazzi; ahí están las fotos.