viernes, julio 29, 2005

Champignons salteados en wok
fácil

La semana pasada hubo reunión en casa, de pocaza gente, con motivo de nada; la vieja aprovechó de estrenar su nueva Osterizer roja haciendo uno de esos pisco sour imbatibles: limón de pica, Montesierpe, jarabe y amargo de Angostura y mucho cariño. Yo no podía ser menos, así que cuando fui al super eché algunas cosas al carro mientras iba inventando algo.

Ingredientes (4 a 6 personas):
Champignons (400-500 gramos, pueden ser Portobellos, Shiitakes, Yirgolas o Abrantes comunes y corrientes)
Ajo (5-6 dientes pelados)
Un ají cacho’e cabra
Soya o sal
Aceite de oliva o neutro
Pan baguette en rebanadas
Pimienta de Sichuán (o canela china)

Utensilios:
Wok
Cuchara de palo
Tabla para picar
Un buen cuchillo

Preparación:
Partir los dientes de ajo por la mitad, retirar el brote y reservar. Retirar el pie a los champignons, o sencillamente cortar del pie la parte que estaba cerca al suelo; cortarlos en mitades, dejar los más pequeños enteros; si se trata de Yirgolas, filetear en tiras adecuadas para un bocado. Como este piqueo es rústico, los cortes no tienen por qué ser regulares.

Colocar el wok al fuego, esperar que se caliente bien y verter un muy poco del aceite; mover el wok de forma que el aceite bañe completamente los lados. Cuando empiece a humear ligeramente, significa que el aceite está caliente. No dejar que humee mucho, porque se estará quemando el aceite.

Echar los ajos y el ají, saltear. Cuando el ajo empiece a cambiar el color, poniéndose café, echar los hongos y saltear constantemente, ayudándose con la cuchara de palo (si se tiene habilidad con el wok, es prescindible totalmente). Recordar que el calor en el wok se concentra mucho más en los lados que en la base.

Cuando los hongos se empiecen a poner translúcidos, agregar la canela china, agregar la soya o la sal, dejar cocinar por un par de minutos más, retirar del fuego y servir. Para servirlos, calenté un plato de greda en el microondas, con un poco de agua que hice hervir cerca de dos minutos. Acompañar con rebanadas de pan (que puede ser caliente o tostado) y voilá! Puede servirse directamente desde el plato caliente o más refinadamente, en pocillos individuales.


Opcionales:
Puede agregarse cebollín picado al bies, que deberá agregarse junto con los hongos. Puede sazonarse con un poco de merquén (idea tomada de un pollo que comí en casa de Gonzalo) en cuyo caso se eliminará de los ingredientes la sal o soya y el ají cacho’e cabra. Puede prepararse con colitas de camarón, que deberán saltearse antes. Se puede combinar con cubos de pollo, carne de vacuno o de cerdo, que deberán saltearse primero asegurándose que se hayan cocido bien. Opcionalmente se puede añadir un poco de licor claro, y flambear la preparación.