viernes, diciembre 24, 2004

Fiesta, fiesta

Acabo de conversar por teléfono con Carlos. ¡Qué gran alegría poder conversar con él! Sacando cuentas, desde comienzos de Julio que no nos vemos, y creo que conversamos unos pocos minutos por ahí­, por octubre. Ahora nos pusimos al dí­a, intercambiamos noticias, chismes y rumores del Valentí­n - noticias varias, jocosas, unas; indignantes, otras.

Una sola mala noticia: una conocida, la Sole, ex-polola de Carlos, ex de otro amigo, tiene cáncer. Según Carlos, está llena de tumores. Aparentemente le habí­an diagnosticado una faringitis en el hospital, y se quedé con ese diagnóstico hasta que uno de sus profesores discrepó (ella estudia medicina) y la llevó a hacerse un scanner. Resultado: múltiples tumores, ramificados. Por el momento está con quimioterapia, y el avance del cáncer parece que se detuvo.

Entre las buenas noticias, Carlos terminó todo y se regresó a su casa el 13. Le espera la pelea en tribunales para fijar los intervalos de visita a su hijo Damián judicialmente: las repetidas disputas con la madre de su hijo no se solucionaron por la razón, y ahora corresponden los otros 180° de la moneda. Por suerte su abogado es un amigo de la infancia, que trabajará pro bono y le dará la máxima importancia a este juicio.

Otra buena noticia: Carlos tiene polola, la misma de la otra vez; al parecer Viviana (la de Carlos) ha sabido conquistarlo, tanto así­ que después de terminar con ella, y hacer un paréntesis (que seguramente era necesario), volvieron hace poco.

Ahora sólo me falta comunicarme con Mauricio, para completar la alegrí­a de esta mañana. Claro, ahora vive en el campo, donde las ondas de las antenas llegan arrastrándose con el último pulso magnético; para colmo de males sigue aferrado a su veterano celular de la batería suelta, ya casi agotada, sobreviviente de varios porrazos.

Bajo la batería se puede encontrar, además del famoso chip, una pila de papelitos finamente prensados que sirven para apretarla contra sus soportes, para que no se salga inadvertidamente. Todo esto para decir que ayer traté de comunicarme con él y no pude.