martes, noviembre 02, 2004

Aventuras de un módem

Entre algunas de mis tareas en el trabajo está la lectura remota de los medidores de energía de la Central Coya, digerir toda esa data (como eufemísticamente le llama uno de los operadores) y presentar datos que sean necesarios para la facturación de energía. Como ahora Codelco tiene que pagar por la energía producida por las centrales que antes le pertenecían, hay un especial interés en conseguir los datos más fidedignos posible, esto es, los que están almacenados en los medidores.

Estos medidores, aunque muy avanzados, son similares a los que tenemos en la casa, con muchas funciones y con tecnología más avanzada. Como que hubieran tomado esteroides. Entre sus muchas funciones, permite almacenar y descargar datos a distancia, como ya dije, o por medio de una sonda óptica. El problema es que la sonda óptica es lenta, y hace necesario desplazarse con un computador hasta la ubicación del medidor.

Entonces, para poder leer estos datos sin moverse del escritorio, puede uno llamar telefónicamente al medidor que desea leer y descargar por la línea telefónica los datos necesarios. Es la opción más cómoda, ya que no disponemos de sonda óptica, y el único portátil es el portátil del jefe. Así pues, a comienzos de octubre se pidió a Soporte que instalaran un módem en mi computador.

En esto respondieron con rapidez, pero se hizo como se hacen las cosas en Chile: en vez de traer un módem nuevo (que era lo que asumía como tácito dentro del requerimiento) el técnico transplantó un modem de un computador que se estaba dando de baja (dando de baja por viejo: cada 3-4 años se renuevan los equipos, me parece). Y en el proceso quemó la diskettera del computador. Una vez instalado el modem, a buscar los controladores; obviamente, no se encontraron, así que quedó pendiente para una próxima ocasión. Todo esto sucedió en la primera semana de octubre.

Durante la última semana se instalaron los controladores correspondientes; no pude probar el funcionamiento del módem porque (para variar) no tenía acceso a una linea telefónica. Se había pedido la instalación de una línea para el módem, y el día que vinieron a instalarla, nadie sabía para quién era, y al único que sabía (yo) no le preguntaron. Así que se postergó, y al día siguiente, cuando la instalaron, al probar el módem, no pude conectarme a los medidores.

En definitiva, después de pedir la revisión del estado del módem, los viejos de soporte determinan que los controladores no corresponden, y que no existen controladores en su base de datos que sirvan para este módem. Así que tendré que comprar uno yo, pasarlo por caja chica, y hacer el requerimiento para que venga un técnico a instalarlo, esta vez con los controladores, eso sí.