miércoles, febrero 11, 2004

El origen del gadget

Son varias las teorías acerca del origen de la palabra gadget, que, como cualquier palabra de uso común, es extraño y a veces inverosímil. Una de estas teorías dice que un francés de apellido Gadget llegó a Estados Unidos trayendo unas pequeñas torres Eiffel, para venderlas. Como su nombre estaba escrito en la base de sus miniaturas, las que tuvieron bastante éxito, la gente empezó a llamarlas gadgets, según la marca.

Desde entonces, todo aquel objeto que es atractivo y que despierta interés por tenerlo, pero que no es indispensable para vivir es conocido por el nombre de gadget.

También se dice que viene de la palabra francesa gâchette, que significa cerrojo, pero más tarde, a fines del siglo XIX se utilizó para designar a las herramientas en general.

Hoy el término gadget es sinónimo de chiche o cachivache, siempre y cuando sea electrónico, y no sea indispensable para vivir, como un handheld, un smartphone, un cargador a manivela, solar o a viento, un lector de tarjetas múltiple, un cuchillo eléctrico con GPS, unos audífonos de cono de titanio activado por el calor del cuerpo humano o lectores de huellas digitales de bolsillo, reproductores de audio digital del tamaño de una moneda o caja de fósforos...

Para ser un gadget es necesario ser electrónico y diminuto, copado con funciones, integrado (que integre una cámara de video y de fotos, reproductor de mp3, conectividad inalámbrica, agenda, libreta de direcciones, teléfono y GPS, juegos y despertador, y que además la batería dure una semana por cada carga de 5 minutos) y caro.