jueves, noviembre 13, 2003

Lapsus

¿Que hacer cuando se quiere estar lejos, sin poder? Quiero volver a mi alma mater, Concepción, no tanto por echar de menos la universidad como para recargar mis baterías en estos días que pasan; recargarlas de cariño, claro está. Solamente en Conce (o Talca, o donde sea que Viviana esté) puedo hacerlo.

Otro tema que me tiene un poco inquieto en estos días tiene relación, cómo no, con la Memoria. Cada cierto tiempo el profesor guía hace reuniones con sus memoristas; he ido sólo a una, de las otras sólo me he enterado después.

No voy así no más, porque los profesores de mi facultad lo son únicamente en última instancia, por lo que siempre hay cosas más importantes que los estudiantes. Y como yo estoy relativamente lejos, dependiendo de horarios de trenes o de buses, me demoro 5-6 horas en llegar de Coya a Conce (si tuviera auto, sería otra la historia, pero eso es, valga la redundancia, otra historia). Eso significa que no puedo ir por el día ni tampoco a media semana, porque me significa perder 2 días de trabajo, y yo quiero terminar pronto la memoria (por eso elegí hacer algo más práctico en la industria que hacer investigación en la facultad).

Además mi profesor guía ha estado fuera del país con bastante frecuencia últimamente, así que no he podido entrevistarme con él, y por lo que he podido ver, tampoco ha mirado los informes que le he mandado por mail. Espero que sí los haya visto pero que no haya tenido tiempo de responderme los mails, pero conociendo a los profesores de mi facultad, lo recontradudo.

Quiero volver a ver pronto a Viviana, pero antes del próximo fin de semana no se puede, y eso. Cuando partí me preguntaba que sería estar tanto tiempo separados, porque nos habíamos acostumbrado a pasar bastante tiempo juntos; por suerte podemos estar en contacto, y no han pasado más de dos semanas sin que nos veamos. Debo dejar en claro que no es fácil! Verdad es que tengo ganas de pasar más tiempo juntos, de volver a hacer las cosas cotidianas que echo tanto de menos; sólo puedo esperar.

(Comentando mi anterior nota con Viviana, me dijo que tal vez lo corto de las pistas del disco de Sub Terra se debía, tal vez, a que no estaba planificado lanzar un disco con la banda sonora; al cine chileno aún le falta práctica con el merchandising por lo visto.)