sábado, noviembre 15, 2003

El Gancho, la Choca, el Sobaíto y la Chey

He venido descubriendo una serie de términos de uso común en la jerga cotidiana de El Teniente, y quiero compartirlos. Estos son los tenientismos que he logrado aprender y entender hasta el momento.

El tenientismo que más recientemente aprendí es el sobaí­to (sobadito, para los más puristas). Se usa como diminutivo de sobao, y pensé que era usado en forma despectiva, pero me equivocaba. El sobao, según mi viejo, es aquel al que le andan pegando siempre (que le soban el cuero); yo había entendido que sobao era el que pasaba borracho siempre. Pues bien, no: el sobaí­to tenientino es como decir ganchito, socito, viejito.

Otro de los tenientismos que conocí­ durante la práctica es la choca, vocablo muy importante ya que parte en dos la jornada: es el término que designa al almuerzo, o a la comida en forma más general. Existen varias derivaciones, como choquear (comerse la choca - almorzar) y choquero (recipiente para la choca). Los choqueros por lo general son de fierro esmaltado, con tapa, y en ellos los viejos suben su choca desde la casa al trabajo en las mañanas, para calentarla a la hora de almuerzo al baño marí­a. ¿De dónde viene este término? Ni los viejos de Teniente saben, y la verdad es que no sé si se usa en otras empresas.

El viejo no es usado para designar un viejo, sino un obrero o trabajador, aunque no pase de 25. Es un término, por lo que he podido ver, ampliamente usado en la industria para nombrar lo mismo.

Otro término que no sabía, y que recientemente conocí es el de la chey, como sinónimo de enamorada o polola. Este tenientismo, según he oído, viene de cheyen o cheyenne, antigua marca (?) de suelas de afilar navajas de afeitar, o de navajas. En el caso de la suela para las navajas está claro el sinónimo, poco sutil pero no muy obvio; en el caso de las navajas no tengo idea. Tampoco parece ser exclusividad de la jerga tenientina.

Y un último término, que se me estaba escapando (creo que es porque yo ya lo usaba con bastante generosidad antes de llegar a la práctica en El Teniente), es el muy usado gancho o ganchito. Este término, lejos de designar un gancho para colgar o levantar cosas, designa al amigo, al compañero (de trabajo). No es muy común, pero también he oído que los viejos se dirijan a su gancho como compañero. De donde viene el gancho, ni idea.

Estos términos extraños para muchos, me parece que se están perdiendo, se están gastando de tanto usarlos; ya nadie se acuerda de dónde salieron, y los más jóvenes, que trabajan o estamos de paso en Teniente, los adoptamos sin preguntar mucho su significado.

Son palabras con un bouquet antiguo, que sirven para amalgamar la masa humana que trabaja en El Teniente: gracias a un léxico común un viejo de la Mina puede decirle gancho a un sobaíto que choquea en el comedor de la Central, y chismear de sus chey a pesar de no conocerse.