martes, agosto 19, 2003

In&Out

De entrada y salida... así fue mi incursión en busca de información en el DIE. Solamente pude obtener mi certificado del Seguro Escolar, necesario para poder realizar la memoria en El Teniente. Conversé con la secretaria como a las 16:00, y por ella supe que mis papeles habían pasado a la comisión treinta minutos antes.

"Excelente!" dirán. No tanto. Ninguno de los dos profesores integrantes de la comisión, según me contó la secretaria, ha asomado hoy por la facultad. Ya ni me molesto; esperar unos días más no me hace daño. La única desventaja de tener los resultados mañana a las 16:00, es que tal vez no tenga tiempo para conversar con Alejandro Navarro, mi jefe durante la práctica que realicé en El Teniente este verano; el horario de trabajo en Coya (localidad en la cordillera rancaguina, donde se ubica la Unidad de Generación de El Teniente) es entre las 7:00 y las 16:30, y para cuando tenga la respuesta tal vez no me pueda poner en contacto con el jefe.

Además, conociendo a los docentes, posiblemente la respuesta no esté mañana a las 16:00 y tanto sino que a las 18:00 y tanto (en el mejor de los casos), cuando no el jueves por la mañana. No me quiero imaginar qué pasará si la comisión me aprueba el tema, pero fuera del plazo de inscripción de temas de El Teniente.

Se habría perdido tiempo valioso de incursiones a Coya, de trabajos y conversaciones; en el fondo, se habría perdido todo un esfuerzo previo, realizado con tiempo, concerniente a lograr un tema de memoria en El Teniente. A esto habría que sumarle un tiempo de retraso, necesario para definir o elegir un nuevo tema de memoria de los ofrecidos por los docentes.

Sólo queda ser paciente y positivo, y esperar que la resolución de la comisión respecto de mi tema salga mañana, antes de que el plazo de inscripción de El Teniente expire.